itRosario

Entrevistas Historias

Idria Meacci: un homenaje en el Día del Inmigrante

Idria Meacci - Centro Toscano de Rosario

Idria Meacci es valentía, es pasión y es energía. En su vida, fue artista, escritora, fotógrafa y periodista, y todo lo que hizo, lo hizo por amor a sus raíces. Nacida en la Toscana, emigró a la Argentina en 1948 con el único objetivo de reencontrarse con su padre, a quien nunca antes había podido conocer. En esta nota, desde itRosario, conversamos con Sandra Vannacci y Fernando Virgilio, hija y nieto de la homenajeada.

Idria Meacci - Traje Típico
Un homenaje a Idria Meacci. Autor: Fernando Virgilio

Idria Meacci: su historia de vida

Idria pasó sus primeros años de vida en Pistoia. A los 7 años, ingresó en un colegio pupilo de religiosas: “Le figlie di Sant´Anna”. Desde su más tierna edad, su deseo fue conocer a su padre, con quien finalmente pudo reencontrarse durante su juventud. Cruzó el charco junto a su madre y, luego de tanto dolor, pudieron rearmar esa familia que tanto desearon. Con el pasar de los años, Idria se casó con Humberto Vannacci, también oriundo de la Toscana. Con él, tuvo dos hijas. Hoy, sus escritos cuentan el resto de su historia. 

Periodista por vocación

Escribió en reconocidos diarios del país, todos de gran interés para la colectividad. Entre ellos, Tribuna Italiana, semanal bilingüe de la ciudad de Buenos Aires. Condujo La Voz de los Italianos, primero en radio LT2 y luego en Radio Nacional. Entrevistó artistas de gran calibre como Rafaella Carrà e Iva Zanicchi. Organizó charlas, dio conferencias y por sobre todo, escribió grandes relatos y poesías. Tanto en italiano como en español. Su pasión se traducía en su antigua máquina de escribir. Tic. Tac. Tic. Tac. Sonaba ésta sin parar. Era una Olivetti Roja, que seguramente fue su mejor compañía a la hora de redactar sus historias. 

Idria Meacci: Due patrie nel Cuore

Su sentir, dividido en dos patrias, la de acá y la de allá, inspiró su escritura, y su deseo de fusionar ambos mundos se materializó en forma de libro. Lo nombró Due Patrie nel Cuore. Publicado en 1996, delinea a través de la poesía cada uno de sus pensamientos. “Ella necesitaba desahogarse escribiendo”, cuenta Sandra. Y agrega: “cada poesía que escribió es un sentimiento diferente: de dolor, angustia, alegría”. Era una persona completamente entregada a su redacción, bajo cada poesía anotaba para quién estaba dedicada y en qué momento la escribió. 

Idria Meacci - Familia Meacci -Vannacci
Idria Meacci (a la derecha) junto a sus nietos, hijas, yerno y esposo. Autor: Fernando Virglio

La necesidad de documentarlo todo

“Registraba absolutamente todo lo que hacía”, recuerda su hija. Diarios, notas, poemas. Cada escrito era un fiel reflejo de lo que acontecía en su día a día. Pero así como la redacción, la fotografía también fue un gran pilar en su vida. Tanto así que su familia atesora un libro en el que Idria plasmó su historia en Imágenes. En este sentido, Fernando detalla: “detrás de las fotos siempre escribía el año y las personas que aparecían”. 
Por otro lado, Idria también documentaba, guardaba y archivaba todo tipo de material que le resultara interesante. Este podía estar tanto en revistas como en diarios. No importaba realmente su origen, pero sí su contenido. “Salía una nota de la Familia Piamontesa, la recortaba y la guardaba. Salía una nota de la Familia Abruzzesa, ella la recortaba y la guardaba. Ella era así, muy metódica en eso”, finaliza Sandra.

Su paso por la Colectividad Italiana en Rosario

Mi mamá sentía nostalgia de su tierra”, relata su hija, quien confiesa que fue ese sentimiento que la llevó a juntarse con la gente de su misma tierra. “Extrañaban sus raíces y tenían la necesidad de hacer algo con lo que habían dejado allí”. Idria participó de las fundaciones del Centro Toscano de Rosario, del Comites, del Centro Promotor y del CAI. Por último, cabe mencionar su gran entusiasmo en la dirección del famoso Te dei Martedi” o en castellano, “Té de los Martes”. ”Siempre sorprendía con algo: adivinanzas, chistes, disfraces”, recuerda. Dedicó su vida entera a la Colectividad Italiana. Incluso, la representó en eventos de suma importancia. Entre ellos, la llegada de Arcelio Ciampi, expresidente de Italia, quien visitó la ciudad en el año 2001. Fue la encargada de recibirlo y agradecer su presencia en el imponente acto brindado en el Monumento Nacional a la Bandera. 

Idria Meacci- Bienvenida Ciampi
Idria Meacci junto a Arcelio Ciampi en el Monumento Nacional a la Bandera. Autor: Fernando Virgilio

El recuerdo de su familia

Idria dejó su huella en muchos corazones. Fernando y Sandra la recuerdan con un brillo en los ojos. A través de sus poesías, sus fotos y su incansable trabajo en cada aspecto de la italianidad, marcó un recorrido que la hizo eterna.  Su nieto halla en ella un sendero, y su participación en la colectividad italiana le permite “encontrar la cultura” que no pudo vivir con su abuela. “Yo era chico cuando ella falleció y nunca pude tener los hábitos italianos que capaz uno tiene cotidianamente”, cuenta. Su hija reconoce que hacer lo que hacía Idria era irremplazable. Ella era única”. 

Autor imagen de portada: Fernando Virgilio

Idria Meacci: un homenaje en el Día del Inmigrante ultima modifica: 2021-09-04T09:00:00-03:00 da Maria Marinelli

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Julieta B. Mollo

¡Hermosa nota! 😊

Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x