NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itRosario

Curiosidad

El Himno en su día, “¡Oíd, mortales!, el grito sagrado”

Himno - Bandera

Hoy, 11 de mayo, se conmemora el Día del Himno Nacional Argentino, uno de los símbolos patrios más importantes de nuestro país. Junto con la Bandera, con sus colores celeste y blanco, el Himno nos identifica y nos hermana frente al mundo. En su día, recordamos su importancia, su creación y algunos datos curiosos de su historia.

Allá por mayo de 1813

Al igual que la historia de nuestro país, el Himno Nacional también surgió en los albores de la Revolución de Mayo. En mayo de 1812, se presentó la obra de teatro El 25 de mayo, en la Casa de la Comedia de Buenos Aires, que retrataba los sucesos ocurridos en 1810. El acto final del drama cerraba con un himno escrito por Luis Morante, autor de la obra, y musicalizado por Blas Parera. Casualidad o no, Vicente López y Planes se encontraba entre el público, era uno de los espectadores. Dicen las versiones oficiales que se sintió inspirado al ver la representación y esa misma noche escribió las primeras estrofas del Himno.

Himno - Cabildo
El Himno Nacional nació en los años posteriores a la Revolución de Mayo.
Gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires: travel.buenosaires.gob.ar

Asimismo, el Primer Triunvirato, presidido por ese entonces por Feliciano Chiclana, Manuel de Sarratea y Juan Martín de Pueyrredón, decidió que era importante crear una marcha patriótica para ser cantada en las funciones teatrales y al finalizar las jornadas escolares. Por lo tanto, la ya conocida Asamblea General del año XIII ordenó componer la letra del himno que fue aprobado bajo el nombre de “Marcha Patriótica” el 11 de mayo del mismo año. Dice la tradición que el 14 de mayo de 1813, un par de días después de que Blas Parera creara la partitura, se realizó una tertulia en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson. Allí, la anfitriona del hogar entonó por primera vez las estrofas de la recién nacida Marcha Patriótica.

Desde la Marcha Patriótica hasta el Himno Nacional

El Himno que hoy cantamos sufrió diversas transformaciones a lo largo de la historia argentina. Si bien nació como la Marcha Patriótica, luego se conocería como Canción Patriótica Nacional, y más tarde simplemente se llamaría Canción Patriótica. Asimismo, el Himno que surgió de la mano de la Asamblea General del Año XIII tenía 9 estrofas. Pero, hoy sólo cantamos un fragmento de ellas. Durante la segunda presidencia de Julio Argentino Roca, en marzo de 1900, se firmó un decreto. En éste se decidió que sólo se cantarían la primera y la última cuarteta y el coro de la Canción Nacional. Finalmente, en abril de 1944, a través del decreto n° 10.302, se estableció las características del Himno Nacional Argentino tal como hoy lo cantamos. De esta manera, se transformó en la única versión autorizada para ejecutarse. 

El Himno Nacional y su simbología

Nuestro Himno Nacional fue concebido originalmente como una marcha militar para inculcar el espíritu heroico en los soldados. Lo mismo sucede con los himnos de muchos países, entre los cuales se encuentra Italia. Por lo cual, si leemos la versión completa, veremos en él las huellas del contexto social, político y económico que lo inspiró. Por haber nacido en cercanía a la Revolución de Mayo, la letra era notablemente independentista y antiespañola. Si recordamos las primeras estrofas que hoy cantamos, vemos las influencias que lo marcaron, entre ellas los ideales de la Revolución Francesa. Asimismo, a través de la estética neoclásica, se personifican valores, dioses y héroes a la forma de un típico poema épico.

Himno - Soldados
El Himno Nacional nos identifica y nos hermana.

En la versión original, se observa cierta animalización del enemigo que, en ese momento, era España. Sus representantes son mencionados como fieras, leones altivos y tigres sedientos. Por otro lado, el argentino es ilustrado como un héroe, el valiente argentino a las armas / corre, ardiendo con brío y valor. Asimismo, encontramos huellas de la cultura greco-latina. Tal es el caso de la mención al dios Marte, la representación intrépida del soldado argentino y la alusión a la Victoria. Y notamos la influencia clásica en la sintaxis de su letra, con el verbo al final de la oración. Sin embargo, también se hacen presentes símbolos propios de la cultura latinoamericana y argentina. Por ejemplo, se menciona al Inca, los triunfos y los combates en distintos puntos de América. En pocas palabras, la Marcha Patriótica contiene todos los ingredientes propios del relato épico y narra los orígenes de nuestra Nación.

207 años después

Nuestro Himno Nacional cambió su nombre a lo largo de la historia argentina; se modificó su extensión y aparecieron distintas versiones cantadas. Pero sigue siendo esa canción que nos identifica como argentinos y que nos hermana frente al mundo. Hoy, aun cuando cantemos una versión reducida de las 9 estrofas originales, el Himno Nacional sigue transmitiendo su esencia. Es importante que siempre recordemos su importancia, no sólo en su día ni únicamente en un partido de fútbol. No podemos ser indiferentes a su contenido. Cada vez que lo entonamos, se nos hace presente en nuestra realidad, en nuestro aquí y ahora, las raíces que lo fundaron. Sus autores vivieron a pleno la Revolución de Mayo y sus consecuencias. Y, por lo tanto, intentaron plasmar, en la partitura y en la letra, la necesidad de luchar constante e incansablemente por la Libertad. 

El Himno en su día, “¡Oíd, mortales!, el grito sagrado” ultima modifica: 2020-05-11T09:00:48-03:00 da Marina Artese Grillo
To Top