Italianos en Rosario

Rosario, la inmigración italiana y el desarrollo de una ciudad

Puerto Rosario 1868

Rosario no es una ciudad como las otras grandes ciudades de Argentina. No fue fundada por los españoles en el siglo XVI, al contrario, se desarrolló desde una pequeña población establecida alrededor de una capilla. Al menos, hasta mediados del siglo XIX, momento en el cual su puerto se consolida como nexo entre las mercaderías provenientes del interior del país y su salida desde el puerto de Buenos Aires.

En ese punto, según el segundo censo de la Provincia de Santa Fe de 1858, en Rosario, vivían 836 italianos, de los cuales la mayoría provenían de la provincia de Génova. De ciudades como: Savona, Chiavari, Rapallo, Santa Margherita Ligure, Lavagna o Finale Ligure. De hecho, estos primeros inmigrantes eran alrededor de 46 familias en buena posición económica, relacionados entre sí y dedicados al tránsito comercial fluvial, actividad que conocían bien desde su lugar de origen.

Puerto De Rosario, Argentina (agn)

Puerto de Rosario – 1890 PhotoCredit: Archivo General de la Nación Argentina

Poco a poco, se fueron agregando nuevas migraciones provenientes del norte de la península: Piemonte y Lombardia. Allí aparece la necesidad de ayudar a los compatriotas a través del mutualismo. Es así que, en 1861, nace la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Unione e Benevolenza”, y algunos años después la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Umberto I”. Encargadas de promover la ciudad entre los italianos que buscaban un nuevo mundo a donde emigrar, daban asistencia a enfermos, pobres y en relación a la educación de los compatriotas. Sobre todo a aquellos recién llegados. De esta manera, empieza el movimiento asociacionista que se mantiene hasta hoy.  

Las manos italianas construyen la ciudad de Rosario

Ya en 1887, más del 20% de la población de Rosario era italiana. Venían desde diferentes regiones como el Veneto, Abruzzo, Le Marche, Calabria y Sicilia. Con un perfil distinto, dominaban los oficios relacionados a la metalurgia y la construcción. Hecho que se evidencia en el paisaje urbano, heredamos de ellos edificios, casas y monumentos. Un claro ejemplo es el Palacio Municipal, llamado “Palacio de los Leones”, dada la presencia de los dos leones de mármol que custodian sus puertas. Construido por el arquitecto Gaetano Rezzara, nativo de Vicenza, parte de un grupo de profesionales europeos que llegó a la Argentina a fines del siglo XIX.

Plaza De Mayo De Rosario (postal Fumagalli 236)

Plaza De Mayo De Rosario PhotoCredit: postal Fumagalli 236

La ciudad crecía ininterrumpidamente, alrededor de  un puerto que cobraba mayor importancia, ligado sobre todo a su cercanía con las zonas agrarias que cada vez producían más, debido a la inmigración rural europea. Como consecuencia, la población de Rosario pasa de 112.000 habitantes en el 1900 a casi el doble para 1914.

Las guerras

La matanza causada por la Primera Guerra Mundial dio como resultado un cambio en la migración del período 1919-1939. Uno de ellos referente al costo del viaje, ya no era gratuito. No obstante, muchos que habían partido a participar de la guerra, habiendo visto la situación político-económica de su país, decidieron volver. Otros se acercaron buscando paz y prosperidad.

Calle Laprida Frente A Plaza De Mayo

Plaza de Mayo – Rosario – circa 1910. PhotoCredit: WikiCommons

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la inmigración italiana en Rosario había dado un salto sin precedentes. Eran los años más difíciles para Italia, mientras en Argentina la situación era diametralmente opuesta. Ya había pasado la crisis de los años 30, y el estallido de la guerra había hecho que la producción del país fuera muy requerida. La migración italiana retoma su crecimiento entonces, desde 1947 hasta 1952, para volver a descender hasta la década del ’60.

Desde la gran oleada migratoria que recibió la ciudad durante el período de posguerra, vemos hoy una migración muy distinta. Motivados, no por la economía o el progreso, sino por causas, en general, más íntimas. El amor, la aventura, la necesidad de conocer diversas sociedades o, quizás, atraídos por una ciudad única, ligada a la italianidad y a las varias culturas que la conforman.

Mariana Del Chierico

Autore: Mariana Del Chierico

Relacionista pública y coordinadora de Capacitación, Comunicación y Ventas en FAGDUT (Asoc. Gremial de Docentes de UTN). Profesora de comunicación. Miembro del Centro Toscano de Rosario. Apasionada de la lengua y cultura italianas y de la fotografía. Me gusta viajar, conocer culturas diferentes y aprender todo el tiempo. Lectora en varios idiomas y fan del cine. Rosario es mi lugar en el mundo.

Rosario, la inmigración italiana y el desarrollo de una ciudad ultima modifica: 2018-10-19T09:30:01-03:00 da Mariana Del Chierico

Commenti

To Top