itRosario

Arte y Cultura Historias

José González Castillo: escenas de una cantina

José González Castillo - Cantina

Un día como ayer, el 25 de enero pero del año 1885, nacía (en Rosario) José González Castillo, letrista de tango. El autor de tangos clásicos como “Silbando” y “Sobre el pucho” dejó indudablemente su huella en Argentina. Para honrarlo, decidimos recuperar la excelente caracterización que hace el rosarino de aquellos que bajaban de los barcos en los puertos argentinos.

La música de José González Castillo como representación

El tango tiene esa insuperable capacidad de “pintar” paisajes urbanos a través tanto de su música como de su letra. En este arte de crear representaciones, González Castillo (quien comenzó su carrera como dramaturgo) estaba, tal vez, entre los mejores. Desde los cabarets hasta las esquinas del arrabal, sus letras nos dan una “foto” de los paisajes urbanos de principios de siglo XX.
Si bien no es una de sus piezas más recordadas, de sus tangos, “Aquella cantina de la ribera” es uno de los más interesantes. La canción, eternizada en la voz del inigualable Carlos Gardel, nos presenta escenas vívidas de los personajes que le dieron forma a la Argentina.

La inmigración en la entreguerra

Antes de introducirnos en la canción en sí misma, resulta interesante que indaguemos en el contexto que la rodea. Este tango fue escrito en el año 1926, por lo que su concepción coincide con el periodo de entreguerras. La llegada de numerosos inmigrantes provocó que las ciudades portuarias tuvieran que adecuarse a este gran movimiento de personas. A Rosario se la comenzó a denominar “ciudad puerto” por el intenso tránsito de aquellos que día a día fueron haciendo a la ciudad.
Esta situación generó el desarrollo de diversos lugares en donde los marineros y los inmigrantes podían parar cerca de los puertos a los cuales arribaban. Se volvieron populares entonces las cantinas, establecimientos que proveían alimento, bebida, alojamiento y entretenimiento, las cuales además se instalaban cerca de los puertos.

Faro
La cantina aparece en este tango como un faro para las almas.

Aquella cantina de la ribera

Este tango de Castillo se caracteriza por ser profundamente nostálgico. En él aparecen representados distintos temas, como la esperanza, el recuerdo y el desarraigo. Castillo describe cómo los recién llegados se encuentran perdidos, extraños en una tierra desconocida: “…en las noches del puerto desierto […] la cantina está, llamando a las almas que no tienen puerto porque han olvidado las rutas del mar”.
El autor describe esta desesperación a través del ambiente gris de la cantina, que al igual que el mar, “el humo de nieblas la viste”. Como si fueran barcas en el océano, los arribados se encuentran “sin rumbo”, y no deciden su destino, sino que son “arrojados” por el mar. Castillo está describiendo aquí como la inmigración fue en esa época un resultado de la necesidad de sobrevivir.

La ragazzina y la esperanza

Pero luego el letrista rosarino observa que en aquella cantina gris, también estaba la esperanza. Esta aparece en la figura de una “ragazzina” que se presenta como un “pincelazo de azul en el gris”. Esta joven canta al compás de un tango, y la describe como “más brava y ardiente que el ron y que el gin”. Esta comparación la introduce el autor porque la ragazzina llega a los corazones de aquellos italianos y produce sentimientos profundos en ellos. Castillo nos retrata de una manera excepcional esta emoción que sienten quienes frecuentan la cantina al escucharla: “Más brava […] que el mar y que el viento, […] en toda ella como un fuego son, el vino de Capri y el sol de Sorrento”.

José González Castillo - Ferrino Y Quinquela
Castillo compara las escenas que describe con las pinturas de Quinquela Martín (derecha).

El letrista rosarino no recupera estos elementos por casualidad. La calidad del vino preparado en la isla de Capri y el soleado clima de la ciudad de Sorrento son conocidos mundialmente. Con un bellísimo recurso poético, Castillo introduce los recuerdos y cómo se rememoran, a través de aquella ragazzina. Y cómo su canto les lleva a aquellos italianos a volver a sentir profundamente esos aromas, gustos y sentimientos propios de su madre patria. En ese paraje gris, por un instante, las almas de los inmigrantes viajan al lugar que añoran.

El riesgo del pasado para José González Castillo

Finalmente, Castillo alerta del peligro de la nostalgia, el doble filo del recuerdo. Describe cómo los italianos de la cantina, en su interior, luchan día a día entre el deseo de volver y la necesidad de seguir adelante: “…saben aquellos lobos, que hay en el fondo de su canción, todo el peligro de las borrascas, para la nave del corazón…”. Quienes llegaron a estas tierras entendieron que sus manos construirían el futuro. Así pudieron continuar, sin olvidar nunca sus raíces. Castillo inmortalizó a través de “Aquella cantina de la rivera” la historia de una etapa histórica de Argentina. A más de 100 años de su natalicio, es relevante aún está hermosa representación que realiza de los inmigrantes italianos.

Autor foto de portada: p1ndar0: “Quiet old bar” licencia CC BY-NC-SA 2.0.

José González Castillo: escenas de una cantina ultima modifica: 2021-01-26T09:00:00-03:00 da Leonardo Agustín Motteta

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x