NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itRosario

Entrevistas Historias

Cintia Vera: la enseñanza del italiano desde otra perspectiva

Cintia Vera - Diploma

Cintia Vera es argentina de nacimiento e italiana de generación. Según nos cuenta, hace alrededor de más de un siglo que sus bisabuelos llegaron a nuestro país desde Vicenza (Veneto) para instalarse en la ciudad donde actualmente reside ella y casi toda su familia, Rosario. Cintia hace del italiano su profesión. Vivió varios años en Italia pero un día decidió volver a su tierra. “Sin dudas, lo que más extrañé de mi ciudad durante ese tiempo fue el río; su color marrón, su olor (fuerte, a veces insoportable), su presencia, su imponencia”.

Cintia Vera: amor por la enseñanza y por su ciudad

En la actualidad, además de gestionar “Pipistrello”, un taller dedicado a la enseñanza del idioma italiano, también enseña español en un espacio llamado “Spanish in Rosario”. Cintia confiesa que adora compartir su ciudad con personas de otras culturas. “Creo que ningún turista debería perderse un momento de introspección frente a la inmensidad del río Paraná, una caminata por Boulevard Oroño o un helado en alguno de los tantos parques que tiene la ciudad”.

La experiencia en Italia

A pesar de venir de familia italiana, Cintia nos cuenta que el italiano no fue una elección propia, sino más bien un deseo de su madre de preservar la lengua de su abuelo. “Mi primer acercamiento fue a través de la escuela primaria. Para cuando quise darme cuenta, el italiano ya formaba parte de mi identidad y había hecho de él una profesión. Hice el Profesorado de italiano en el instituto Dante Alighieri de Rosario. Después de una breve pasantía en una escuela de italiano para extranjeros en Florencia, decidí irme a vivir a Italia”.

Cintia Vera - De Paseo
PhotoCredit: Cintia Vera

Sin embargo, Cintia explica que la decisión no fue casual. “Conocí y me enamoré de un italiano con el que conviví por cinco años”. Vivió en Arezzo, Toscana, donde estudió Lingue e Comunicazione Interculturale en la Universidad de Siena. Desde el punto de vista laboral, se dedicó a muchas cosas: fue moza en un restaurante, profe de español y hasta traductora de páginas web.

“Pipistrello”, un proyecto que nació por curiosidad y necesidad

En septiembre de 2014, Cintia finalmente se recibió con una tesis sobre el lunfardo. Pero al año siguiente, las vueltas de la vida hicieron que decidiera regresar a su ciudad, “sin saber todavía que, ni ella ni yo, seríamos jamás las mismas”. De ese reencuentro con su tierra nació “Pipistrello”, “un proyecto que fue creciendo junto con la idea de que una parte de mí vivirá por siempre en alguna colina toscana”.
Nuestra entrevistada explica que la iniciativa nació por curiosidad y necesidad. “La curiosidad y las ganas de experimentar la enseñanza de la lengua desde una perspectiva diferente y la necesidad de trabajar después de mi regreso a Rosario”.

Un nombre algo particular

Intrigados por la elección de “Pipistrello”, le preguntamos a nuestra entrevistada sobre su origen. “Lo eligió la misma persona que eligió mi nombre antes de nacer, mi hermano”. “Después de pasar un fin de semana completo descartando nombres que sonaban demasiado a restaurante o rotisería, me dijo que pensara en alguna palabra poco conocida para el común de la gente. Algo que generara curiosidad y que fuera atractivo desde la sonoridad. La primera que a él se le ocurrió fue Pipistrello e inmediatamente nos pusimos a darle forma al proyecto”.

Cintia Vera: la importancia del “poder hacer” con el idioma

“Si tuviera que definir a “Pipistrello”, diría que es un espacio que se propone como una mirada diferente a la enseñanza tradicional del italiano. Nuestras clases y laboratorios tienen como objetivo principal el ‘poder hacer con la lengua’. Es decir, vivirla, plasmarla en diferentes situaciones de la cotidianeidad que van desde la cocina hasta el crochet”.

Cintia Vera - En Clase
PhotoCredit: Cintia Vera

¿Qué significa este proyecto para vos?

“Es un grupo de amigos. No puedo dejar de recordar que las primeras clases fueron en una sala que me prestaba mi ex jefa en su instituto de español para extranjeros. Con el tiempo, fuimos creciendo. Ahora ese instituto es mi instituto y en él convergen todas las personas que quiero. “Pipistrello” es la alegría y el sostén continuo de Silvana, la profe estrella de la casa. Son las pizzas que prepara mi mamá para cada aperitivo que organizamos con los estudiantes. Es mi prima ayudándome a preparar el Spritz y cada una de mis amigas aportando lo suyo para ayudarme a crecer”.

Cintia Vera: sobre gustos y nostalgia

Si le preguntamos qué es lo que más le gusta de su profesión, Cintia no duda. “Me gusta enseñar, el contacto con las personas y el poder aprender de ellos. Me gusta la idea de una lengua como representación de una cultura. Y no me gusta que el italiano sea considerado un monopolio de algunas instituciones de la ciudad”.
Pero si hay otra cosa, como quedó en claro, que Cintia ama es Italia, “sus paisajes, sus colores, sus contradicciones. Extraño el café, los veranos, los olores y colores que cambian con la estaciones. Las voces de las personas en los mercados de pueblo y, principalmente, a Cora, mi perrita valdarnese (ese es el nombre de la zona geográfica donde viví), compañera de paseos por el bosque”.

PhotoCredit imagen de portada: Cintia Vera

Cintia Vera: la enseñanza del italiano desde otra perspectiva ultima modifica: 2020-04-22T09:00:26-03:00 da Julieta B. Mollo
To Top