NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itRosario

Entrevistas Historias

Guillermina Chiodin, una paladina de la cultura ancestral

Guillermina Chiodin - Entrevistando

María Guillermina Chiodin Guimpel nació en Rosario, hace 30 años. Y se enorgullece de decir, con cierta mesura, que es genealogista. “No es algo que estudié sino una pasión que vive conmigo desde que tengo uso de razón, desde que recortaba artículos de inmigrantes a mis seis años de edad de los diarios”, cuenta.
Guillermina forma parte del Centro de Estudios Genealógicos e Históricos de Rosario. Es descendiente de italianos y de ucranianos. Por eso es, también, presidente de la Asociación Ucraniana de Rosario “23 de Agosto”.
Tal como ella afirma, todas sus labores con antepasados se engloban en el no olvidar de dónde viene cada uno. Por el lado “tano”, con la investigación genealógica y con su proyecto llamado “Genealogía Cantoni”. Y por el lado ucraniano, con la difusión de la cultura a través de la Asociación.

Guillermina Chiodin - Trabajando En El Archivo De Poviglio
PhotoCredit: María Guillermina Chiodin Guimpel

Guillermina Chiodin: una historia de inmigrantes

El 75% de la sangre de Guillermina es italiana. Sus bisabuelos eran friulanos (Latisana – Udine y Zoppola – Pordenone), y sus tatarabuelos, venetos y emilianos romagnolos (Poviglio, San Sisto y Fódico).
Guillermina creció inmersa en la cultura italiana y en el mundo inmigratorio. Su nonna, nacida en Zoppola, le hablaba constantemente del navío en el que llegó, del viaje y de su madre que quedó en Friuli Venezia Giulia.
En el medio, estaban las cartas que intercambiaban y la herencia de documentos como boletos de barcos, actas de bautismos, carnets. “También fui influenciada por el Clan Chiodin”, agrega.

Una familia muy numerosa

Contando a su abuelo, fueron en total 80 primos hermanos. “Hay Chiodin e italianos como para hacer dulce. Imaginate las historias que podés rescatar de esa primada”, acota simpáticamente nuestra entrevistada.
“De mis tatarabuelos emilianos romagnolos, mis nonnos fueron Elisa Cantoni de San Sisto y Guglielmo Dall’Aglio de Fódico. Ambos pueblos están bajo la tutela de la Comuna de Poviglio en Reggio Emilia. Los nonnos llegaron a la Argentina en diciembre de 1888, recién casados (él con 25 años y ella, con 21). Eligieron Colonia Belgrano, provincia de Santa Fe, para asentarse”.

Guillermina Chiodin - Relevamiento Cementerio De Disidentes Rosario
PhotoCredit: María Guillermina Chiodin Guimpel

Rosario y la genealogía italiana

“Presido una asociación que no es italiana, y parte de mi tiempo es invertido en una cultura no ‘tana’. Sin embargo, la italianidad está presente constantemente. Por ejemplo, ya hemos realizado dos reuniones Chiodin, donde no faltan las tarantelas (por más que seamos del norte), las anécdotas y la diversión italiana”.
Guillermina explica que, desde su punto de vista, Rosario y la genealogía italiana van de la mano. Puesto que gran parte de las consultas que recibe es por inmigrantes de dicha nacionalidad. “Descubro Italia y aprendo a medida que voy trabajando: desde significados de apellidos hasta ciudades que no sabía que existían”.

El Trabajo De Todos Los Dias
PhotoCredit: María Guillermina Chiodin Guimpel

Guillermina Chiodin: apasionada de los orígenes

Si bien Guillermina no estudió genealogía, dice que es algo que le surge como instinto. Para ella, el investigar, el atar cabos y el formular hipótesis es vida. “La genealogía”, explica, “es la rama de la historia que estudia la composición familiar y/o antepasados. Pero va mucho más allá de eso. Es preservar los hechos, ubicarlos en tiempo histórico y poder volcarlos en el seno del amor familiar”.
Sin embargo, nuestra entrevistada aclara que su trabajo va más allá de poder dar un resultado. “También es poder brindar las herramientas para que la persona interesada indague por su cuenta, introduciéndolos en las fuentes orales, documentales, portales web y demás herramientas de búsquedas, que son infinitas”.

Guillermina Chiodin - Trabajando Relevamiento Cementerio De Disidentes Rosario
PhotoCredit: María Guillermina Chiodin Guimpel

Viajes que dejan huellas       

Guillermina tuvo la suerte de poder viajar tres veces a Italia y realizar genealogía en Poviglio, tierra de cuatro de sus tatarabuelos. “Lo primero que hice al llegar fue ir al Archivo, el cual está compuesto por los libros de las fracciones de Poviglio: San Sisto, Fódico, Godezza, Casalpó y Enzola”.
Allí Guillermina conoció a Giuseppe Ballabeni, el “archivista apasionado”, como lo llama ella. “La única persona honesta que me alentó a seguir. Siempre decía que cuando entraba al archivo, hacía magia“, cuenta.

El archivista apasionado

“Él me regaló diversos objetos que nunca deben faltarle a un genealogista, como una linda lapicera o un pen drive. Y ni contar que me enseñó a leer actas en latín. La sabiduría transmitida por ese hombre fue inmensa. Lamento que ya no esté entre nosotros”, relata Guillermina.
Nuestra entrevistada pudo ir todos los días a investigar. Logró tener en sus manos los libros originales donde se plasmaba la historia de su familia (libros que datan del año 1500). 

Guillermina Chiodin - Viaje

Guillermina Chiodin: Conocer el pasado para construir el presente

Analizando el trabajo que lleva día a día a cabo, Guillermina nos deja la siguiente reflexión: “deberíamos salir de la vorágine del día a día para poder ver un poco el pasado, tomar de ejemplo esos valores que trajeron pero sobre todo la forma de vivir y de superar las adversidades”.
Según ella, el conocer esas historias y entramados familiares nos pueden dar una base de cómo vivir hoy, de cómo respetar al otro. Hacer genealogía, explica, no es solamente llenar una planilla con nombres y fechas y decir de quién es hija tal persona. Es armar un contexto y devolverle la vida a un inmigrante.

PhotoCredit imagen de portada: María Guillermina Chiodin Guimpel

Guillermina Chiodin, una paladina de la cultura ancestral ultima modifica: 2020-03-04T08:00:39-03:00 da Julieta B. Mollo
To Top