NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itRosario

Arte y Cultura Curiosidad

La palabra creadora, la palabra poética en el Día del Escritor

palabra - Escritura

Un poeta español decía que la poesía es un arma cargada de futuro. A través de la palabra, podemos crear, inventar e ilustrar mundos. Pero también podemos destruirlos. “Las palabras son nuestra más inagotable fuente de magia, capaces de infringir daño y de remediarlo”, dijo cierto mago en una saga fantástica juvenil. Y no podemos estar más de acuerdo. Podríamos seguir citando textos literarios que nos hablen del poder que tienen las palabras. Pero es mejor que ustedes lo vivan a través de esta nota. Por eso, en el Día del Escritor, que se conmemora en honor a Leopoldo Lugones, queremos regalarles las palabras más bellas que tiene nuestro idioma. Ellas nos hacen viajar a lugares insondables y nos transmiten diversas sensaciones. ¡Vamos a descubrirlas!

Inefable y etéreo

Lo hermoso que tiene el español es que con un solo término podemos resumir diversas sensaciones. Nuestra lengua posee palabras bellas, no sólo por su significado sino también por la musicalidad que transmiten. Asimismo, los matices de dichas palabras se los debemos a sus etimologías. ¿Un ejemplo? Una de las palabras más bellas de nuestro idioma es inefable, formada por el prefijo in- negativo y el verbo latino iffare que significa ‘decir’. Por lo tanto, lo inefable es aquello que es tan increíble que no se puede expresar con palabras

palabra - Etereo
Los fenómenos de la naturaleza nos ayudan a visibilizar estas palabras difíciles de explicar.

Julio Cortázar escribió alguna vez que “las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma”. Tal como observamos esta frase podría resumir perfectamente el sentido de inefable. Otra de las palabras cuyo significado es difícil de explicar es etéreo. La relación con la palabra éter es innegable, refiriéndose al cielo, al firmamento, al aire. Por lo tanto, algo es etéreo cuando es extremadamente ligero, sutil, delicado, fuera de este mundo. Ya el poeta español, Antonio Machado, decía en uno de sus poemas: “yo he visto mi alma en sueños… / En el etéreo espacio / donde los mundos giran”

Una palabra con olor a naturaleza

Si hablamos de situaciones difíciles de expresar, muchas veces estamos hablando de momentos que vivimos gracias a los dones de la naturaleza. Una de las expresiones más bellas del español es petricor, que hace referencia al aroma que produce la lluvia cuando cae sobre la tierra seca. Esta palabra proviene netamente del griego, formada por petra (πέτρα), piedra, e icor, que es la sangre de los dioses griegos. Por lo tanto, vemos que desde sus orígenes, dicha palabra refiere a un fenómeno proveniente de la divinidad, de una profundidad complicada de expresar.

palabra - Lluvia
La palabra petricor refiere al olor de la lluvia que cae sobre la tierra seca.

Si hablamos de naturaleza, no podemos olvidarnos de arrebol. Es el momento en el cual el sol, tanto en el amanecer como en el atardecer, ilumina las nubes y les da un color rojizo. Este fenómeno ocurre por refracción y reflexión de los rayos solares. Si bien la RAE (Real Academia Española) desconoce el origen de dicha palabra, otro importante diccionario de etimologías señala que arrebol proviene ad (hacia) + rubeus que significa rojizo en latín. El mismo poeta que hoy homenajeamos, Leopoldo Lugones, posee un poema en el cual incluye la palabra aquí analizada. “Y destellando un súbito arrebol, / Identifica el pájaro en su joya, / Sauce verde, agua azul, y oro de sol”. 

De lo efímero y sempiterno

Estas dos palabras reflejan naturalezas contrapuestas. Son los dos extremos del mismo péndulo. Por un lado, lo efímero refleja la fugacidad, tal vez aquello que subsiste solo un día. Podríamos hablar, en este caso, de la vida de una mariposa o lo que dura una puesta en una obra de teatro. Es aquello que al nacer, instantáneamente, muere. El escritor ecuatoriano Ángel Silva ya decía en uno de sus poemas: “pues que me siento efímero y fugaz, comparable / a la flor, o más bien a la nube variable”.

palabra - Efimero
La naturaleza es espejo de lo efímero.

Por otro lado, sempiterno refiere a todo lo que no tiene fin. Tal como podríamos suponer, este término proviene de siempre (semper) y eterno (aeternus). Aun cuando parezca una redundancia, porque lo eterno existe para siempre, surge esta palabra. Refleja la eternidad más plena por excelencia, la infinitud. Y si para el hombre basta hablar de lo eterno o de lo infinito, muchas veces esta palabra está referida a la divinidad. Por su origen clásico, es usual encontrarla en la literatura latina y griega para señalar la característica propia de los antiguos dioses. 

“El oficio de la palabra es un acto de amor: es crear presencia”

Esta frase pertenece al poeta argentino Roberto Juarroz. Las cosas son realidad, existen una vez que son dichas, que les damos entidad. En el acto creador del mundo narrado en el Génesis, Dios une el hacer, el existir y el decir. No hay diferencias entre uno y otro. No por casualidad, el poeta chileno Vicente Huidobro decía que el poeta es un pequeño Dios. La palabra, y más la poética, tiene una gran capacidad creadora y también es capaz de revelar la esencia misma de las cosas. Y de esta forma, el escritor -como artista- crea mundos a través de su voz, de su escritura. Asimismo, nuestro idioma tiene una riqueza lingüística que poseen pocas lenguas en el mundo. Del mismo modo que los pintores con el óleo y el lienzo perfilan sus cuadros, los poetas se sirven del idioma y las palabras para transmitir la belleza oculta del mundo.  

La palabra creadora, la palabra poética en el Día del Escritor ultima modifica: 2020-06-13T12:30:30-03:00 da Marina Artese Grillo
To Top